TúSumas_Blog

Autora: CAROLINA RUIZ T. Febrero, 2021.

Alguna vez te has preguntado, ¿si el Yo del Futuro te hubiera contado acerca de tus elecciones laborales y vocacionales habrías hecho algo diferente?

La realidad es que todos hemos pasado por buenos y malos momentos laborales, por jefes excelentes y otros desastrosos, por éxitos y fracasos, por días alegres y otros en los que no quisiéramos ni levantarnos para ir a trabajar, pero creo que todo eso hace parte del desarrollo, del aprendizaje y del camino que vamos labrando para llegar a donde estamos hoy o a donde queremos ir.

De chicos todos nos imaginábamos con ser bomberos(as), policías, bailarinas(es), cantantes, astronautas, médicos(as), entre otros, pero ¿cuántos de nosotros finalmente logramos hacerlo? o cuántos fuimos cambiando de idea y modificando un poco nuestro rumbo por algunas motivaciones internas o externas.

De niños soñábamos con ser aquello que admirábamos, pero ¿y de adultos?

De adultos deberíamos ser lo que soñamos, trabajar en lo que nos gusta, hacer lo que nos apasiona, admirarnos a nosotros mismos y a los que, como nosotros, eligieron esa labor por pasión, por amor, por un propósito de vida y que día a día regresan del trabajo con la satisfacción del deber cumplido.

El entorno, la familia, las presiones sociales, la economía, el reconocimiento, entre otros, juegan un papel muy importante en nuestras decisiones, pero es que esas decisiones deberían estar basadas en nosotros, no en los demás, porque somos nosotros quienes vamos a vivirlas en el día a día y quienes vamos a hacer de ellas un estilo de vida.

De aquí la importancia del autoconocimiento para la toma de decisiones porque si no sabemos de dónde venimos o quiénes éramos, ¿cómo será posible saber a dónde vamos o qué queremos?

Si sabemos quiénes somos, qué nos gusta, en qué somos buenos y en qué no tanto, nuestras elecciones serán mucho mas acertadas y nos ayudarán a llevar una vida más encaminada a la felicidad y la satisfacción. ¿Qué mejor que me paguen por hacer lo que amo?, ese es el mundo ideal y es a donde todos deberíamos apuntar nuestros esfuerzos, y aunque es claro que no siempre lo logramos porque las necesidades económicas y sociales nos impulsan a tomar alternativas que pueden no gustarnos tanto, la invitación es a que luches por ello, a que identifiques qué es lo que te mueve, qué te hace levantar cada día, qué amas y qué te haría feliz y que busques la forma de hacerlo, y si en este momento no estas en ese lugar o trabajo ideal, busca la manera de hacer que lo que tienes, sea tu mejor opción.

Encuentra los aspectos positivos, los aprendizajes que te está dejando, las experiencias que te servirán para más adelante, las personas buenas que te rodean, los beneficios que te entrega y vuélvelo tu mejor opción, así, si amas lo que haces, ni los lunes te quitarán la sonrisa.

Las oportunidades no pasan, las creas

Chris Grosser

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *